Medicina tradicional del mediterráneo -

Medicina tradicional del mediterráneo

Nuestra medicina autóctona es tanto o más antigua que otros sistemas médicos tradicionales, como el chino o el ayurveda, pero mucho más desconocida, incluso en su lugar de origen.
Ref. TER019
Stock: En Stock
Precio: 55,00 € ( IVA Incluído )
Medicina tradicional del mediterráneo Precio a consultar
Nuestra medicina autóctona es tanto o más antigua que otros sistemas médicos tradicionales, como el chino o el ayurveda, pero mucho más desconocida, incluso en su lugar de origen.

Como es nuestra medicina autóctona?

Está basada en la existencia de los 7 factores naturales que conforman y mueven la vida:
  •     4 Elementos: agua, tierra, fuego, aire y sus cualidades (caliente, frío seco y húmedo). Forman todo lo que existe. Se conciben más como energías que como materia.
  •     4 humores: Flema, bilis negra, bilis amarilla y sangre. Son los agentes metabólicos de los 4 Elementos y su materialización en el cuerpo humano.
  •     4 temperamentos o constituciones: flemático, melancólico, colérico y sanguíneo. Cada humor aporta unas cualidades y en función del que predomine, predominarán estas cualidades.
  •     4 facultades: Las funciones básicas de la vida. Vital, Natural, Psíquica y Generativa.
  •     Principios Vitales: Las energías y esencias que dan vida al organismo. Calor Innata, Fuerza Vital, thymos, Humedad Primordial. Surgen del Ignis y el Pneuma, energías originarias y supremas del Universo.
  •     Los órganos y las partes: Las unidades básicas del cuerpo y sus funciones.
  •     Las fuerzas o virtudes administrativas: Atractiva, expulsiva, digestiva y retentiva. Permiten los procesos fisiológicos y metabólicos.

Es pues un sistema energético (como el chino) Habla, como todos los sistemas médicos tradicionales en un lenguaje filosófico que no se puede interpretar literalmente sin entender primero y profundamente los conceptos con los que trabaja.

Así, el agua no es exactamente agua, es todo lo fluido, frío y húmedo, emocional, que se adapta al continente, que limpia y ayuda a eliminar, que suaviza, blando, tierno... El fuego es todo lo ardiente, energético, activo, caliente y seco, impetuoso, que digiere y procesa, feroz, impulsivo, lleno de vitalidad ...

Todos los elementos son necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Si miramos la digestión, el elemento fuego se encuentra en las secreciones gástricas que deshacen y procesan los alimentos ingeridos; el agua en la mucosa que apaga el fuego y evita que los fuertes ácidos digieran el propio estómago; el aire facilita el intercambio a través de las paredes del tubo digestivo para que podamos absorber los nutrientes y la tierra nos ayuda a retener las heces en el colon para absorber el agua, hasta que llegue el momento para expulsarla .

Los elementos y sus cualidades se encuentran tanto en los animales y sus funciones orgánicas como en las plantas. Por eso la Fitoterapia nos permite corregir el desequilibrio, que es la causa de todas las enfermedades, por la utilización de los contrarios energéticos.

Terapia realizada por:
Otros métodos terapéuticos que se usan son:

    Ventosas: a diferencia de lo que se suele pensar, no son una técnica exclusiva de China, y de hecho parece ser que su origen se encuentra en el antiguo Egipto. Las ventosas utilizan el vacío para movilizar el tejido fascial y conectivo, y las toxinas y humores superfluos que se acumulan. Cuando se utiliza con escarificación puede eliminar contracturas antiguas y persistentes, drenando la sangre estancada y envejecida. Esta técnica alivia el dolor, regula la respuesta inmunitaria, descongestiona, depura y estimula la regeneración de tejidos, disminuye la tensión arterial, etc.
    Masaje: Aparte del masaje con ventosas también es muy utilizado el masaje manual, con un estilo bastante parecido al masaje sueco, y el masaje con piedras calientes, complementado a veces con la aplicación de frío. A través del masaje trabajamos también las zonas reflejas, como los pies, y entendemos los problemas del aparato locomotor como consecuencia de los desajustes emocionales y de los órganos internos.
    Aplicaciones externas: parches, cataplasmas, compresas, frías y calientes, hechas con arcilla, plantas y sus extractos, aceites ...
    Corrección de hábitos: la alimentación, la respiración, el ejercicio, el reposo, las emociones... son influencias determinantes en el equilibrio necesario para la salud, y como no podía ser de otra manera, son un factor que tenemos muy en cuenta, valoramos y hacemos recomendaciones para mejorarlos

Terapia realizada por: